Mi historia de su historia Marta Olivos/Patricia Arancibia Clavel

“Mi historia de su historia”

Prólogo

Este libro es producto de la necesidad de volcar en palabras, los recuerdos, sueños y desafíos de
una mujer fuerte y voluntariosa, quien tras la pérdida del hombre que la acompañó por más de 52
años, ha querido dejar testimonio de su vida en común.
Una mañana, de hace ya bastante más de un año, recibí un llamado telefónico de Martita, a quien
no conocía. Sí, a su marido, Federico Willoughby, al cual -dada su interesante historia- lo había
invitado a participar en mi programa de televisión, Cita con la Historia. En febrero del 2022, él
había partido, dejando en ella y su familia un enorme vacío. Lo que quería era que la ayudara a
estructurar y ordenar sus recuerdos y a darles el contexto histórico adecuado para mantener viva
su memoria y contar -desde su perspectiva- el largo y difícil camino que habían recorrido juntos.
Federico había sido protagonista y testigo de muchos acontecimientos políticos y sociales de
nuestra historia reciente. Como periodista y asesor de diversos gobiernos, entre ellos, el de Jorge
Alessandri, Eduardo Frei Montalva, Augusto Pinochet, Patricio Aylwin y Eduardo Frei Ruiz Tagle
había estado en el centro del poder y si bien muchas de sus actividades las había relatado en sus
propias Memorias, para Martita era muy importante recrear, con una mirada más íntima y
personal, lo que había sido compartir con el hombre de “carne y hueso”, que estaba detrás de la
figura pública, explicitar las alegrías y sinsabores que ello lleva consigo, y, por sobre todo, hacer
una especie de “raconto” y catarsis de lo vivido que la ayudara a salir de su dolor.
El ejercicio fue difícil, pero sin duda sanador. Nos juntamos innumerables veces a conversar,
hicimos una seria labor de investigación para recopilar sus actuaciones, leímos muchos libros,
revistas y artículos de época, cotejamos información, pero, en líneas generales, la fuente principal
y la que le da fuerza y carácter a este texto escrito en primera persona, fue la memoria, el
recuerdo y las vivencias de la propia Martita.
Fui testigo que para ella, el trabajo fue arduo y complejo, especialmente desde el punto de vista
emocional. Hubo momentos de quiebre, de preguntas sin respuestas, de recuerdos poco gratos,
pero su fortaleza, energía y voluntarismo le impidieron decaer. Este libro se lo debía a sí misma, a
Federico, claro está, a sus hijos y nietos, pero también a su entorno de amigos y conocidos que no
siempre comprendieron en toda su magnitud, lo que fue para ella vivir con un hombre muchas
veces denostado políticamente, con una enfermedad dolorosa y demandante, pero que entregó
su vida a su familia y a luchar por sus convicciones.
No me queda más que agradecer a Martita, la confianza que depositó en mí. Me siento
privilegiada de haberla conocido y ser hoy su amiga

Patricia Arancibia Clavel

Autores: Marta Olivos y Patricia Arancibia Clavel

Entradas recientes
Contáctame

Escríbenos o llamanos: